Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

miércoles, 20 de julio de 2016

Conviértete en vehículo de la solución, no del problema

Problem, Solution, Result...


No hace mucho comentaba con un amigo sobre la cantidad de problemas que se plantean en el día a día en su trabajo, sobre los que debe informar a sus superiores.

En su práctica diaria había llegado a la conclusión de que no bastaba con plantear el problema al jefe, sino que resultaba mucho más efectivo cuando preparaba una serie de posibles soluciones viables.

Cada viernes tiene una reunión en la que debe plantear a su superior los principales inconvenientes de gestión con ciertos clientes. Me comentaba que tras años de trabajo con este jefe en concreto, se había dado cuenta de que en el momento que planteaba el problema junto con posibles soluciones que debían ser autorizadas por el jefe, dejaban de ser problemas.

Definitivamente si simplemente planteas el problema a quien tienes delante, están convirtiéndote en un simple transmisor de problemas. Te quitas el problema de encima para pasarlo a quien tienes enfrente. Como transmisor del problema sin aportar nada para su solución, serás percibido como parte del problema.

Por el contrario, lo mejor antes de transmitir el problema que encontremos es esperar un poco... meditar sobre ello... y encontrar posibles soluciones...

Un colaborador de otra empresa me decía que a veces algo tan sencillo como preguntar al cliente "¿Qué podemos hacer para solucionar el problema?" es algo que puede resultar. Muchos de vosotros os echaréis las manos a la cabeza pensando que el cliente os propondrá una solución disparatada, pero mi colaborador me comentaba que al contrario de lo que se pueda pensar, en muchas ocasiones las soluciones son más que razonables. En el caso hipotético de que un cliente nos proponga algo fuera de toda lógica, mi amigo me decía simplemente contestaba con "eso no puedo hacerlo" o "no me autorizarán esa solución". Realmente esto zanjaba la conversación.

Planea posibles soluciones a problema antes de hablarlo con cualquiera. Si es necesario tómate un tiempo prudencial para pensar en ello.

Te asombrará la facilidad con que arreglas problemas de esta manera y la facilidad con que te autorizan las soluciones, siempre y cuando sean lógicas.

Si explicas el problema correctamente y planteas de forma lógica la solución que sea más adecuada, simplemente te dirán "adelante".

Conviértete en vehículo de la solución, no del problema.

Entradas populares