Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

lunes, 24 de octubre de 2016

Tu blog no debe ser un edificio sucio, viejo y abandonado

Old


Hoy me ha vuelto a ocurrir... Alguien ha contactado conmigo en LinkedIn y como suelo hacer, he curioseado un poco en su perfil antes de añadirle o no como contacto.

Al entrar en su perfil lo primero que me ha llamado la atención es que no había tenido casi ninguna actividad profesional, pero si mucha formación. Su único trabajo aparecía como "Presidente ejecutivo" en su propio dominio web "www.aquivasunombre.com".

No voy a negar que en este momento ya me empezó a parecer un poco pomposo el cargo de "CEO", pero cuando entré a su web y encontré que había una sola entrada en su blog en la que decía "Próximamente... Web en contrucción." se confirmaron mis peores presagios. Un logotipo de los años 2000 con una telaraña y una araña que se balanceaba en ella era lo más apropiado y ajustado a este blog.

Esto también me suele ocurrir con otras redes sociales como Instagram o Twitter en las que en ocasiones me encuentro con perfiles que llevan años sin publicaciones actualizadas y sin actividad en general.

Existe una tendencia a que todo el mundo tiene que tener obligatoriamente estos elementos: Twitter, Facebook, YouTube, Página en Facebook, LinkedIn, Instagram, SnapChat, Blog personal y/o de trabajo, por supuesto... dominio propio y montones de RRSS más abiertas (aunque luego no las uses).

Respecto a este asunto cuando alguien me pregunta digo siempre lo mismo: Date de alta en lo que seas capaz de mantener y que entre en tu tendencia natural.

Si de forma natural no eres de los que hace fotos o tu industria no está relacionada con estos asuntos... ¡No abras un Instagram que no vas a mantener actualizado!

En mi caso personal, Periscope y SnapChat son dos plataformas que no uso. En el caso de Periscope, lo utilizo una o dos veces al año para retransmitir algún evento desde Twitter (como en el caso del South Summit) y realmente nunca he tenido la necesidad ni nadie me ha reclamado el uso de SnapChat, así que ni siquiera tengo cuenta abierta en esta red social.

Si ya tienes tu dominio comprado y dirige a un blog que no se actualiza con cierta frecuencia, deberías hacer lo siguiente:

Si el blog no ha llegado a tener actividad nunca: Habla con el proveedor de tu dominio web y dile que lo quieres redirigir a tu perfil de LinkedIn, por poner un ejemplo. Seguro que tiene mejor imagen y su impacto será más positivo, consiguiendo así mayor retorno. Puedes así entregar una tarjeta de visita únicamente con la dirección de tu web, cosa que me gusta. Quien visite esta web irá directamente a tu perfil de LinkedIn donde podrá contactar contigo.

Si el blog ha tenido actividad pero ya no tienes tiempo de actualizarlo: Escribe un pequeño post explicando esta circunstancia y añade en él formas de contactar contigo. Es importante que compruebes con las estadísticas de tu blog si realmente sigue teniendo actividad: a lo mejor aún hay gente que lo visita, o tal vez no. En mi opinión, un blog que no ha recibido ni una sola visita en un año entero, puedes cerrarlo sin temor alguno porque ya no tiene repercusión.

Se trata de compartir tu actividad, no de convertir tu blog o redes sociales en un edificio viejo, sucio y abandonado.

Lecturas recomendadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares