Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Necesitas sangre fresca

262/365: True Blood
Foto por Andrés Nieto Porras (Creative Commons)

Que nadie se eche las manos a la cabeza al leer el título de este artículo. Ya soy consciente de que la Saga Crepúsculo se acabó y que los vampiros pasaron de moda y ahora lo que se llevan son los Zombies.

En ocasiones hay problemas en la empresa de difícil solución. El problema de esos problemas no es realmente el problema, sino que entramos en una espiral de opiniones que giran siempre en torno a la misma visión de la empresa desde el interior. En este caso podemos recurrir a visiones externas como asesores empresariales que nos costarán un dinero, a no ser que tengamos algún tipo de contrato de auditoría externa.

Las personas que trabajan en nuestro entorno laboral más cercano tienen el mismo problema que nosotros: están “intoxicados” de nuestra política empresarial y de la forma de hacer las cosas, y por eso es que necesitamos una visión diferente.

Sin embargo tenemos una reserva de “sangre fresca” con nuevas formas de ver las cosas y que aún no han sido intoxicados por nuestra política empresarial, o al menos su nivel de intoxicación es bastante bajo: los recién llegados.

Los becarios o junior que acaban de llegar a nuestra empresa, aún no saben cómo funcionan las cosas, se equivocan a menudo al hacerlas por puro desconocimiento, pero sin embargo son una reserva de nuevas ideas y visiones fuera del espíritu empresarial que nos rodea a nosotros.

THIRST AID
Foto por Steven Cateris (Creative Commons)
Un cliente y amigo mío solía realizar una reunión con las personas que llevaban menos de un mes en la empresa y les preguntaba sobre las cosas que habían visto en la organización y que considerasen que no les encajaban o que se podrían hacer de una mejor manera para optimizar el funcionamiento. Estas reuniones en ocasiones resultaban costosas porque tenía que desplazar a los recién llegados a sus oficinas centrales donde se reunían con él pero sin embargo resultaban reuniones muy fructíferas. Estas personas encontraban zonas de mejora en las que las cosas siempre se habían hecho así pero que sin embargo estaban fuera de toda lógica. 

No les censures durante estas reuniones y toma notas sobre todo lo que hablen, seguro que hay cosas que ya sabes realmente que son susceptibles de cambios y otras que no, pero no les censures durante la reunión porque entonces cesará su aporte de ideas y disminuirá su creatividad.

Estas reuniones tenían lugar en un bis a bis entre mi amigo y uno sólo de los novatos. Si la reunión se hubiese realizado con la presencia de personas que llevan más tiempo en la empresa seguramente se daría un fenómeno de autocensura de las ideas frescas. Lo mejor es dejarles la libertad de expresarse en solitario. Pueden aportar las ideas que traen desde el exterior, esa “sangre fresca” revitalizará tu empresa.

Esta forma de colaboración fomenta la autoestima de estos nuevos miembros ya que se les tiene en cuenta y se les pregunta su opinión sobre la empresa en la que han entrado, cosa que no ocurre en muchas organizaciones.

De vez en cuando realiza una transfusión de sangre nueva a tu empresa aportando ideas de los nuevos miembros. Es saludable para ellos y para la organización.


martes, 25 de noviembre de 2014

Dinosaurios empresariales

Natural History Museum - Feb 2011 - Dinosaur Silhouette
Foto por Gareth Williams (Creative Commons)

Muchos ejecutivos tienen un serio problema: al llegar a la posición que se habían propuesto se apoltronan y dejan de evolucionar, de adaptarse al mercado, de aprender cosas nuevas y se convierten en dinosaurios empresariales. 

Los mercados cambian rápidamente, en algunos casos en cuestión de días con las redes sociales que fomentan una evolución vertiginosa de los acontecimientos. Si dejas de evolucionar dejarás de adaptarte a los nuevos mercados que cambian a cada momento y cada vez más y más rápido.

El Ser Humano ha llegado a ser el animal que está presente en más hábitats de todo el planeta no porque sea el más inteligente o el más fuerte o el más agresivo, sino porque es el que mejor ha salido adaptarse a cada una de las características de los diferentes entornos en donde se encuentra.

Tienes que adoptar esta táctica y aprender a evolucionar con el entorno y adaptarte a él. Aún tengo un amigo que tiene a su vez a un cliente con una secretaria para que les escriba los emails porque ni siquiera es capaz de leer su email en el móvil o en el ordenador. Cuando recibe un email su secretaria se lo imprime y lo pone encima de su mesa para que él lo lea y escriba una respuesta en una antigua máquina de escribir. La secretaria vuelve a transcribir lo que su jefe ha escrito en el email y lo envía de vuelta. ¿de verdad es todo esto necesario? Si este ejecutivo asistiese a unas clases de tres o cuatro horas acerca del uso básico del ordenador sería capaz de utilizarlo por si mismo sin necesidad de ocupar a una persona que posiblemente podría dedicar sus esfuerzos a temas mucho más rentables en cuanto a tiempo y finanzas. Ni que decir tiene que este señor siempre contesta el último a los emails y pierde muchas operaciones por este asunto.

Underwood 450 Typewriter (circa 1973)
Foto por Dennis van Zuijlekom (Creative Commons)

Realiza autoevaluaciones sobre ti mismo. Piensa qué asuntos puedes mejorar, que nuevas habilidades puedes desarrollar. Tal vez no has pensado en hacer un blog de tu departamento dentro de la empresa y sería una buena idea que fueses capaz de administrarlo tú mismo. Pide formación sobre el asunto a personas de tu confianza o lee libros e información en internet.

Pregunta a los demás. Seguro que piensan que puedes mejorar en aspectos que no habías pensado. No tengas miedo de preguntar a tus jefes. Admirarán tus ganas de mejorar y ello aumentará la buena imagen que tienen sobre ti. Luego no los defraudes, y aplica en la medida de lo posible lo que te comenten.

Realiza cursos y formación continua durante tu trabajo. Yo utilizo la web Coursera que me permite acceder a miles de cursos online de forma gratuita en las universidades más prestigiosas del mundo. 

Haz trabajos fuera de tu zona de confort. Tal vez te resulta difícil realizar cálculos para un proyecto. Pide asesoramiento para hacerlos con ayuda de un técnico y aprenderás mucho sobre cómo se trabaja en tu empresa. Ellos admirarán tus ganas de aprender cosas sobre su trabajo y tú aprenderás cómo mejorar la forma de administrarles porque conocerás su trabajo de primera mano.

Nunca dejes de aprender. Los cachorros, ya sean humanos o del resto del reino animal, son los seres más curiosos del mundo, es la forma más útil de aprendizaje mediante el ensayo - error.

Cuando pierdes la curiosidad es cuando empiezas a morir.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Kindle reacondicionados a precios imbatibles

En su campaña navideña, Amazon ha lanzado una promoción especial de Kindle reacondicionados de los que los dos modelos más destacables son los siguientes:




Este gráfico te explica claramente qué es
un producto reacondicionado certificado

Aprovecha la ocasión porque son unidades muy limitadas.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Oh, L'amour... y los negocios

love & hate
Foto por Abhi (Creative Commons)

Hace un par de días un amigo me decía que cuando tuviese un hueco escribiese sobre el amor que según me comentaba es lo que realmente mueve el mundo. En ese momento vino a mi mente una campaña de una empresa de perfumes, en concreto Anais Anais, en la que se decía hace años “un día la ternura moverá el mundo” (ver video).





He dejado un poco de tiempo entre la idea y la plasmación sobre el papel, como suelo hacer, ya que prefiero tener las ideas un poco maduras y normalmente suelen acudir a mi cabeza ideas que se enlazan unas con otras. Suelo tomar notas rápidas sobre un bloc de notas Moleskine.

Realmente estoy de acuerdo con mi cliente en que el amor por las cosas hace que las realicemos en su mejor versión y además hará que nos sintamos a gusto, pero lo que es realmente importante es que además de amor por lo que hacemos tengamos verdadera pasión.

Cuando alguien siente amor por otra persona, intenta mostrarle la mejor versión de si mismo, hace lo posible por enamorarle y hacer que el sentimiento sea recíproco. Ese intento por mostrar la mejor versión se traduce en acciones específicas que fomentan el cambio hacia algo mejor, es lo que llamamos pasión.

Pasión = Amor + Acción

Si no crees que sea así, pregunta a mis vecinos de habitación de hotel en mi último viaje, que no me dejaron dormir con tanta acción en toda la noche.

purple passion FSOD
Foto por Anthony Easton (Creative Commons)



Hagas lo que hagas en esta vida, ya sea lo que soñaste de niño o lo que te ha tocado, hazlo con pasión realizando acciones encaminadas al perfeccionamiento.

Normalmente la gente suele tener un deseo por hacer algo en la infancia, en mi caso era ser astronauta pero ese deseo se quedó ahora en ver los planetas y estrellas en mi habitación. Ese primer deseo tal vez sea nuestra verdadera vocación, algo que nos viene por gustos completamente ajenos a la realidad de nuestro entorno y cualidades intrínsecas que tenemos y desconocemos.

Tal vez tengas la suerte de trabajar en algo que realmente te gusta, como es mi caso, pero en caso contrario, puedes intentar darle la vuelta a la tortilla: trabaja duro y hazlo bien y finalmente el simple hecho de trabajar bien (cosa nada sencilla) hará que el amor por lo que haces surja por si solo.

Cuando las cosas se hacen con cariño realmente se presta atención a los detalles y entonces las cosas salen bien en la mayoría de los casos. Si te equivocas, no importa, aprende del error y vuelve a hacer cambios para encaminarte a la perfección.


business woman
Foto por Steve Wilson (Creative Commons)

Perfección es cuando haces algo y los demás sonríen y eso se parece mucho al amor.


domingo, 16 de noviembre de 2014

Da el primer golpe

20140708-OSEC-LSC-0001
Foto por U.S. Department of Agriculture (Creative Commons)

Hay un dicho popular (y también una película de título similar aunque no igual) que dice que el que golpea primero golpea dos veces.

En una negociación lo normal es esperar a dar el primer paso para saber por donde hay que ir caminando.

Personalmente lo que hago es todo lo contrario: establezco un nexo entre mi empresa y mi cliente de una forma rápida. No hablo de un nexo profesional, sino de algo que roce en lo personal. Intenta conocer algunos datos sobre tu cliente, tanto desde el punto de vista empresarial como desde el punto de vista personal. En una visita que tuve la semana pasada con una persona del mundo académico, entré en su perfil personal de la entidad educativa donde trabaja y averigüe que es especialista en mecánica de fluidos, por lo que esa persona puede darme a mi lecciones sobre este asunto, es decir, establecí un punto sobre el que no hablar porque seguro que esa persona sabía mucho más sobre el asunto. Al llegar a la reunión hice alguna referencia a que había leído alguna información sobre el material de su tesis y dejé que se explayase sobre este asunto. No hay nada mejor que el verdadero interés sincero que no es sino una ligera forma de adulación.

Esta forma de iniciar una reunión hará que se establezca una relación personal. A todos nos gusta que nos conozcan y que nuestro trabajo sea valorado. Valora desde el principio los méritos de tu interlocutor.

Una vez establecido este primer punto, puedes pasar al segundo punto. No ofrezcas lo que tienes a tu interlocutor; pregúntale qué es lo que quiere. Si es una persona razonable, pedirá algo cerca de los límites, ya sea por encima o por debajo de lo que es posible. Si hablamos de un sueldo, tu interlocutor te propondrá un sueldo acorde con lo que haya oído de tu empresa o los estándares del puesto que ocupa. Si lo que te pide es algo fuera de lo razonable, házselo saber, aunque seguro que él ya lo sabrá.

Deja que sea él quien ponga el punto de inicio de la negociación. Ahora tienes una idea desde un principio acerca de la iniciativa, agresividad y pretensiones de tu interlocutor.

Hazle saber que lo has entendido y que sabes qué es lo que quiere: toma notas acerca de ello y analiza junto a él los pros y los contras de sus requerimientos. Si sus exigencias son descabelladas (descuentos imposibles, plazos sin posibilidad de cumplimiento, etc.) recuérdale las necesidades de tu empresa y que si cedieses a sus peticiones tu empresa cerraría en poco tiempo de forma que él también perdería a un proveedor con quien puede establecer una relación a largo plazo y de mutuo beneficio.

Ahora pasamos al momento de ofrecer otras posibles opciones con un razonamiento adecuado y haciendo un análisis de los beneficios para nuestro interlocutor. Los contras normalmente suelen obviarse, pero lo correcto y que asombrará a nuestro compañero de mesa será plantearlos de forma clara, haciéndole ver que son mayores los beneficios para él que las pérdidas.

Después de cada planteamiento hay que dar un poco de tiempo para que la información que hemos aportado se asiente y procese. Para ello podemos repetir los puntos principales, lo que hará que las ideas queden mucho más claras.

Cambia el punto de vista hacia una posición intermedia entre la tuya y la de tu compañero de mesa, de forma que tengas una visión global del asunto.

jueves, 13 de noviembre de 2014

¿Te gustaría leer mis libros GRATIS?

Open source Bach
Foto por opensource.com (Creative Commons)

Mucha gente que me escribe me dice que le gustaría acceder a mis libros de forma gratuita. Gracias a la nueva opción de lectura Kindle Unlimited puedes leer todos los libros que quieras GRATIS durante un mes para probar el servicio.

Date de alta en la prueba de un mes del servicio Kindle Unlimited y luego puedes empezar a leer mis libros de forma completamente gratuita.

También puedes descargar fragmentos de los libros desde la página de Amazon de cada uno de ellos haciendo click en "Enviar fragmento" sin tener que iniciar la prueba de Kindle Unlimited.

Puedes dejar tus comentario en la web de Amazon y calificarlos según tu criterio. Muchas gracias


Ver todos mis libros ahora en Amazon de tu país

domingo, 9 de noviembre de 2014

Mantén tu objetivo al negociar

I don't like Mondays
Foto por David Blackwell (Creative Commons)

Un cliente mío tiene un serio problema con las negociaciones: Sus clientes suelen hablarle de lo mal que está su situación económica o del bajo nivel de negocio que mueven y del esfuerzo que deben de hacer para cerrar algunas operaciones. Intentan utilizar su sensibilidad para ablandarle y que rebaje sus exigencias. Estoy de acuerdo con ellos, al fin y al cabo es su trabajo conseguir el mejor precio que les sea posible, y si para ello descubren que tocando la fibra sensible lo consiguen, pues a partir de ese momento seguirán adelante con este argumento, por llamarlo de alguna manera. Realmente su situación económica no es tan precaria como parece, pero al detectar su cliente que es la forma de conseguir un mejor precio, lo utiliza de forma recurrente.

Mi cliente tiene ese problema: sencillamente es demasiado sensible a las manipulaciones pseudosentimentales y tiene que hacer algo al respecto. Como solución le propuse algunas reflexiones que le ayudarían a evitar estas situaciones.

Lleva el planteamiento previo que vas a desarrollar durante la reunión por escrito y piensa en las diferentes situaciones que se te van a plantear y cómo abordarlas. Piensa en los objetivos que quieres conseguir y los objetivos e incentivos que puedes plantear a tu interlocutor o interlocutores. Pon todos estos datos por escrito y hazlos simples hasta una lista en la que no haya más de cinco elementos. Ordena estos elementos por importancia e intenta establecer algún tipo de relación entre los intereses de tu cliente y tus intereses, esto te permitirá tener una conversación mucho más fluida y llegar a puntos en común.

Piensa en porqué quieres conseguir estos objetivos y formas de argumentar acerca de ellos. La gente suele entender claramente sus propias necesidades, pero les cuesta mucho entender las necesidades de los demás. Tienes que explicarlas de forma sencilla y a la vez comprensible, atendiendo a los detalles que puedan plantear dudas. Si crees que alguno de los argumentos que vaya a emplear tu partenaire puede afectarte en lo personal, crea una coraza a tu alrededor y habla únicamente de los hechos: tienes unos objetivos y demandas argumentados que son necesarios para el sostenimiento y crecimiento de tu empresa y de tu propio sostenimiento.

Analiza lo que es realmente importante y lo que es simple palabrería. Es posible que tu cliente se quede en los detalles pero tú debes de mirar los grandes objetivos. Como dicen los ingleses, hay que ver la "big picture", el cuadro completo de las consecuencias de la negociación que se está desarrollando ahora y que será un elemento más en lo que seas mañana.

Tu propio crecimiento personal mañana depende de lo fuerte que seas en las negociaciones hoy.

Lectura recomendada:


viernes, 7 de noviembre de 2014

¿Te gusta dar cabezazos contra la pared?

Maiki hitting ground
Foto por Niels Heidenreich (Creative Commons)

Siempre nos han dicho que nunca hay que abandonar. Un coach que conocí una vez, me decía siempre "keep pushing” (sigue empujando).

Este coach en una reunión personal me dijo: “¿Crees que eres capaz de conseguir lo que te propongas?”. Yo, con mi arrogancia de aquellos días y cargado de espíritu positivo que él mismo me había inyectado le respondí “Claro que sí”.

Puso delante de mi un exprimidor que sacó de un armario, una tabla de cocina y un cuchillo afilado. Entonces sacó de un cajón una piedra redonda, perfectamente torneada y del tamaño de una gran naranja. La cogió pesadamente y la depositó sobre la tabla de madera.

“Ahora quiero un zumo” dijo despreocupadamente.

El consejo de seguir intentando las cosas está bien, cuando sabes que realmente estás haciendo algo que tendrá un fruto final, pero es posible que estés haciendo algo que no tiene ningún sentido y por mucho que te esfuerces en conseguirlo no lo tendrá nunca.

Por mucho que creas que hay zumo de limón dentro de una piedra y te empeñes en sacarlo apretando una y otra vez la probabilidad de que lo consigas es mínima, al menos en este universo en el que vivimos ahora.

¿Alguna vez has intentado tirar una pared a cabezazos? ¿No, verdad? Simplemente porque estás seguro de que por mucho empeño que le pongas, no podrás hacerlo y lo más posible es que termines por romperte la cabeza, y sabes que es cierto.

El secreto está en saber cuándo es el momento de dejar algo. No hablo nunca de rendirse porque yo no contemplo nunca la posibilidad de rendirse. Lo que realmente hacemos es un proceso meditado que nos lleva a la conclusión de que el esfuerzo que estamos haciendo no nos llevará a ningún sitio. Si aplicas una fuerza finita a un cuerpo inamovible, está claro que no conseguirás moverlo nunca. Dedica tus recursos a cosas que sean realmente rentables y de las que vayas a conseguir resultado; de otro modo es una pérdida de tiempo y sobre todo de energía.

Hace unos días una clienta y amiga me decía que dejásemos una operación en la que estábamos trabajando desde hacía meses. Cada vez que dábamos un paso volvíamos a tener que replantear la operación de nuevo. Pues bien: después de seis meses de dar dos pasos y retroceder uno, conseguimos cerrar la operación de forma satisfactoria.

Realmente cuando me propusieron que me rindiera, más exactamente diciéndome “¿No crees que estamos trabajando demasiado para algo que no conseguiremos?” mi respuesta fue “En mi paradigma el supuesto de que no lo conseguiremos aún no existe. Cuando exista me plantearé dejarlo.”

En este caso las cosas salieron bien, tal vez porque mi cabeza era más dura que esa pared que queríamos tirar, pero en otras ocasiones debes de plantearte realmente si existe la posibilidad de triunfo. No hablo de que merezca la pena, porque si te estás planteando la posibilidad de que no merezca la pena, es porque aún albergas la posibilidad de triunfo, y eso es bueno… trabaja para conseguirlo.

Lectura recomendada:



Me gustaría partirle la cara

40+117 Sucka Punch!
Foto por bark (Creative Commons)

Una cliente me decía esta misma tarde que tiene mucho carácter y que le cuesta reprimir ese genio interior, especialmente cuando tiene delante a clientes suyos que a su vez resultan desesperantes (confío en que no se refiriera también a proveedores desesperantes): "hay veces que me gustaría partirle la cara".

Frecuentemente en nuestro trabajo nos encontraremos con circunstancias en las que se pone a prueba nuestra paciencia y ser el "cool guy" que no se enfada por nada es muy difícil. En momentos como este es cuando hay que cerrar los ojos (si no estamos delante de nuestro interlocutor) y contar hasta diez o incluso hasta veinte si es necesario. Creo que la mayoría de úlceras gástricas del mundo de la empresa ocurren como consecuencia de todo esto y sobre todo de las tensiones que cargamos sobre nuestras espaldas y que salen cuando menos conviene.

Cuando llegamos a casa lo pagamos con nuestras familias, nuestros amigos o nuestros hijos y si nos lo guardamos dentro terminamos con graves problemas de stress. Una vez conocí a un gerente que tenía en su despacho un punch de boxeo al que le daba frecuentes palizas a lo largo del día. Resultaba curioso reunirse con él en su gran despacho forrado de madera y decorado con preciosos cuadros y ver en un pequeño rincón un gran espejo con unos guantes de boxeo colgados a su lado y el punch de boxeo con la gran bola roja en la parte superior. Era algo que desentonaba con el ambiente circundante, pero según me dijo, era algo vital para su salud física y mental porque era su válvula de escape antes de llegar a casa.

You gonna get punched!
Foto por Michelle Tribe
(Creative Commons)
Hablamos de dos posibles comportamientos: aguantar la tensión y tener consecuencias físicas y psicológicas o bien dejar la tensión salir de una forma física y visceral como por ejemplo darle puñetazos a una bola de cuero.

Podemos elegir una tercera alternativa que no está nada mal y que personalmente es la que suelo emplear. Deja salir esa rabia en el momento que la sientas, pero de forma controlada y medida, convirtiéndola en algo útil.

Plantea el conflicto de forma civilizada. No digo que te tires encima de ese cliente que no entiende lo que le llevas una hora explicando, aunque tengas muchas ganas de hacerlo. Lo mejor es plantear la situación mediante nuestra comprensión: "yo en tu situación tampoco lo habría entendido, voy a intentar explicarme mejor", accesibilidad "dime qué es lo que no has entendido" y la calma y paciencia "no te preocupes, tenemos todo el tiempo del mundo".

Si la situación es peor, puedes explicarle a ese compañero de trabajo que te interrumpe en todas las reuniones lo mal que te sienta y que tú a él no le interrumpes, por lo que le pides el mismo grado de respeto hacía ti que tú tienes hacia él.

Difficult meeting
Foto por Simon Blackley (Creative Commons)
Si crees que un cliente no tiene un comportamiento ético contigo porque te utiliza como herramienta para conseguir mejores precios en la competencia, dile claramente que lo sabes y que a partir de ahora ya no le darás buenos precios a no ser que realice alguna compra. Si realmente intenta abusar de tu confianza, piensa si es ese realmente el tipo de cliente que quieres tener a tu lado para cerrar operaciones en las que más que un cliente se convertirá en un competidor y díselo claramente. No se trata de amenazar, sino de describir lo que serán las consecuencias de su comportamiento.

Huir de los conflictos no tiene ningún sentido porque no es la forma de solucionarlos. No vas a poder solucionar un problema huyendo de él. El problema seguirá ahí y seguirá creciendo sin que hagas nada. Lo mejor es enfrentarse a él y solucionarlo lo antes posible. Ahorrarás en stress y también en accesorios deportivos.

Lectura recomendada:


martes, 4 de noviembre de 2014

Amazon lanza Kindle Unlimited en España


Con Amazon ahora puedes leer todos los libros que quieras desde 9,99€ al mes. Este es un servicio que lleva funcionando algún tiempo en EEUU y que algunos mirábamos con envidia desde este lado del charco. Ahora ya es una realidad poder leer todos los libros que quieras por 9,99€

Como oferta de lanzamiento puedes utilizar el sistema completamente GRATIS durante el primer mes de prueba.

Para acceder a la prueba puedes hacer click aquí.

lunes, 3 de noviembre de 2014

¿Desea eliminar este currículum?

Delete Key
Foto por sammynetbook (Creative Commons)

El pasado fin de semana hablaba con un recruiter de una empresa de cazatalentos y me comentaba asombrado el caso que había tenido el viernes por la tarde. Había recibido un correo electrónico de un candidato potencial que nada más recibirlo y echarle una ojeada acabó en la papelera de su programa de correo electrónico.

Para empezar, mi buen amigo había recibido un correo electrónico en el que en Gmail le indicaba que este correo había sido enviado a él y más de 500 personas más. Es decir, el candidato había incluido en el campo “para” a todos los destinatarios, con lo que faltaba a las más mínimas normas de cortesía y de discreción, por lo que mi amigo se molestó al ver que había situado al mismo nivel de su empresa, que realiza selecciones de ejecutivos para grandes empresas, a empresas de selección de personal pequeñas e incluso a otras empresas mucho más pequeñas y a sus competidores e incluso a algunos de sus clientes.

Cuando vayas a enviar un correo electrónico, sea el que sea, a varias personas y no es conveniente que se sepa que lo has enviado a todos, utiliza cualquier herramienta de mailing por correo electrónico. Hay muchas y muy buenas, y muchas de las buenas son muy económicas o incluso gratis. Si no quieres utilizar una herramienta de mailing, puedes enviar el correo incluyendo tu misma dirección de email en el campo “para” e incluyendo al resto de destinatarios en el campo “cco” para que se oculten.

Además, si sabes que este candidato envía los emails de esta manera, imagina la que puede organizar con tus clientes si al enviar un email a varios de ellos utiliza esta forma tan poco discreta de envío masivo.

Si se trata de pedir trabajo a varias empresas, dedica unos minutos a enviar los email uno a uno con un pequeño texto personalizado para cada uno, indicando qué es lo que te gusta de su empresa. Serás mejor atendido y posiblemente tu currículum no acabe en la basura.

Mi amigo había recibido un email con el texto “Mi CV” en el título. El título debe de ser algo descriptivo y particular como “MBA especialista en mercados extranjeros” o cualquier otra característica que te haga destacar. No utilices tampoco reclamos publicitarios del estilo de “Este email es importante para ti” o “Este email te cambiará la vida” o algunos más horribles que he llegado a leer.

Es posible que tengas que dedicar varias horas o incluso varios días a este asunto del envío de currículum, pero estoy seguro de que alguien que está en búsqueda de empleo puede dedicar cuatro o cinco horas al día a presentarse a posibles puestos de trabajo y no solucionarlo todo con un email masivo que posiblemente nadie lea.

El éxito rápido no existe. Normalmente es posible que hayas oído acerca de tal o cual empresario que ganó mucho dinero con una operación o que consiguió un puesto importante en una gran empresa. Lo que seguramente nadie te cuente son sus inicios ni la cantidad de trabajos pequeños que tuvo que realizar para llegar hasta ahí.

Recuerda que la gente que corre 100 metros en pocos segundos no lo hace desde el primer día en ese tiempo y que todos antes de andar gateamos.

Prepárate para ir andando cada vez más lejos y más rápido y cuando te des cuenta habrás llegado a tu meta.

Lectura recomendada:


Un regalo para vosotros... ¡estamos de celebración!

Celebration
Foto por Brandon Fick (Creative Commons)

Hoy estamos de celebración en el blog.
¡¡Hemos llegado a las
30.000 visitas!!
Muchas gracias a todos los que lo habéis hecho posible.

Para celebrarlo, os obsequiamos con un mes de Evernote Premium GRATIS
para que podáis probar todas sus características Premium.
Promoción válida para nuevos usuarios.
Consigue un mes GRATIS de Evernote Premium aquí



Como curiosidad, algunas estadísticas:


domingo, 2 de noviembre de 2014

Sólo hay dos posibilidades: ganar o aprender

Learning how to climb a tree.
Foto por Koka Sexton (Creative Commons)

Dependiendo de tu nivel de motivación es posible que no te interese en absoluto triunfar en una operación o perderla. Cuanto mayor es el nivel de motivación mayor es el interés por el triunfo y por hacer las cosas bien hechas y conseguir la satisfacción de los clientes que se traduce en ventas adecuadas y de repetición.

Sin embargo ese alto nivel de motivación también se puede convertir en desmotivación: Si pierdes una operación importante o si las cosas no salen como esperabas, es posible que tu caída sea mucho mayor. Las decepciones en el trabajo nos pueden hacer plantearnos preguntas e incluso asumir responsabilidades con las que nada tenemos que ver y que sin embargo entorpecerán nuestro quehacer diario. Has perdido una batalla, pero la guerra es un continuo que no acaba.

Todo el mundo comete errores en una carrera larga y cuanto más larga sea tu carrera, más errores cometerás. Existe el pensamiento en algunas personas de que cuando una carrera es larga, los errores van tendiendo poco a poco a cero, pero por desgracia (o por suerte) los errores se pueden reducir un poco, pero siempre hay que cometerlos.

No podemos olvidar que el aprendizaje principal del ser humano es a partir del ensayo-error. Mi madre, solía decirme que “nadie escarmienta por cabeza ajena”, lo que viene a decir que el único aprendizaje verdadero es el propio aprendizaje mediante la experiencia.

Toda decisión consiste en asumir el riesgo de ganar o de perder y esto es lo que realmente nos hace progresar y evolucionar en la vida.

Winning Blackjack hand
Foto por Images Money(Creative Commons)
Si nunca nos equivocásemos, nunca aprenderíamos nada en la vida. De hecho, hay algunos niños que viven durante sus primeros años entre algodones (en ocasiones literalmente) y al pasar los primeros días en la guardería se convierten en máquinas de llorar. No digo que dejes a tu hijo solo en casa porque al final ocurrirá una desgracia, pero sí que el aprendizaje mediante el fracaso puntual es adecuado.

En las experiencias de tu día a día irás encontrándote con unas circunstancias en las que ganarás, con lo que habrás conseguido un refuerzo en tus actitudes y procedimientos correctos para conseguir esa meta, o bien perderás, en cuyo caso aprenderás exactamente una forma de no ganar.

Lo peor que puedes hacer es temer tomar decisiones porque en ese caso caerás en el más absoluto inmovilismo. Ya sabes que siempre aprenderás ya sea en positivo o en negativo, y el aprendizaje siempre es bueno. La zona de confort del inmovilismo no te lleva a nada. Se ambicioso con tus aprendizajes.

Si hay algo que no me gusta en la vida, son las personas que dicen “que me quede como estoy” como una excusa y justificación para no hacer nada en la vida. Al final son realmente cobardes que tienen simplemente miedo al dolor del fracaso. No pienses en el fracaso como dolor, sino como aprendizaje y evolución de tu persona hacia un Yo más completo y experto.

Arriésgate a vivir. Al final resulta que siempre ganas de una u otra manera: el premio o el aprendizaje.

Lectura recomendada:


Entradas populares