Libros

Selecciona tu idioma... Select your language...

sábado, 29 de diciembre de 2012

No crezcas demasiado rápido

Sí, el crecimiento es bueno.

Sin embargo, un crecimiento demasiado rápido puede fácilmente abrumar a una pequeña empresa, y la pone en riesgo de irse a pique. Antes de aumentar sus ventas en su compañía hacia una meta adecuada debe saber lo siguiente:

  • Entender los costos de operación reales. Saber cuáles son y cómo evolucionan los costos de operación conforme crece su negocio. El rápido crecimiento aumenta el costo de hacer negocios y usted necesita estar preparado.
  • Obtener una sólida comprensión de sus necesidades de capital. Entender cuánto cuesta mantener su empresa día a día.
  • Presta más atención a tu cuenta de resultados. No es el único índice que interesa, pero es importante. Para obtener un diagnóstico rápido de cómo marcha su negocio, usted necesita mirar otras medidas, además de los ingresos. Estos incluyen el efectivo disponible, el estado de las cuentas por cobrar, inventarios y otros parámetros específicos de su negocio.


jueves, 27 de diciembre de 2012

Vacaciones!!

En un mundo de crecientes demandas, la gente suele pasar menos tiempo fuera de la oficina y tomar menos días de descanso. Ser víctima de esta tendencia, será perjudicial para su salud y productividad. En su lugar, haga lo siguiente:

  • Tome todos los días de vacaciones que le den. No espere más y no se diga que usted no tiene tiempo. Va a hacer más cosas con mayor calidad si usted toma tiempo libre y vuelve a la oficina descansado.
  • Libérese realmente cuando no está trabajando. Si no lo hace, no va a obtener todos los beneficios del tiempo libre. Si usted tiene que responder al correo electrónico, dedique un periodo corto de tiempo para hacerlo.
  • No se conforme con tres o cuatro días de descanso. Los períodos cortos están muy bien, pero no son suficientes. Si usted tiene un trabajo intenso, se necesitan al menos dos semanas consecutivas fuera del trabajo para recuperarse por completo.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Enfoque su argumento de venta añadiendo elementos

Cuando se prepara un discurso de ventas, puede sentirse inclinado a mostrar desde el principio multitud de elementos para atraer al cliente. Esto puede dar como resultado algo desordenado, desenfocado, y los posibles compradores pueden sentirse abrumados por demasiadas opciones. No le de a sus clientes una nube de ventajas o opciones diferentes. En su lugar, debe centrarse en los beneficios objetivos para cada uno de ellos. Así que en lugar de añadir más ideas, trate de restar. Hable de tres (o más) puntos hasta reducirse a una idea central. Retire cualquier idea que pueda ser innecesaria. Estructure su presentación alrededor de un punto y continue hasta llegar a la globalidad. No puede atraer a los clientes con una larga lista de opciones dispares. Atráelos con una idea simple y convincente.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Dos reglas para tener a los empleados felices y comprometidos


Cada gerente quiere un equipo de empleados dedicados. Y sin embargo, muchos jefes no hacen lo que deben para que esto suceda. Aquí hay dos cosas que usted puede hacer para que los empleados ganen su compromiso:

  • Ponga las necesidades de los empleados antes que las suyas propias. Trátelos con justicia y haga lo que es correcto para ellos y para la organización, no sólo lo que funciona para usted personalmente. Deles oportunidades de superación y apoyo si fallan. Debes estar dispuesto a correr riesgos personales para el empleado adecuado. Esto va a generar lealtad en los próximos años.
  • Darles autonomía. La libertad puede aumentar exponencialmente el compromiso de un empleado. Asegúrese de que sus pasiones son las mismas de la organización, y deles algunos objetivos de alto nivel, recursos y formación para que esto ocurra. A continuación, retire los obstáculos y ayudeles a manejar los desafíos. Lo más importante es siempre darles reconocimiento por su éxito.

Céntrate en tu carrera, no en un trabajo específico


En un mundo impredecible, la planificación de una carrera tradicional es una pérdida de tiempo. Es casi imposible determinar exactamente dónde vas a estar dentro de cinco años, y trabajar intentando llegar allí. Al contrario, tienes que ver las oportunidades que se presenten y tomar decisiones inteligentes por el camino correcto. Comienza con una orientación y un deseo real. Si bien no se puede decir cuál es el trabajo exacto que puedes llegar a cabo, sabes qué es lo que te interesa. ¿Estás trabajando en una industria específica? ¿Gestionar personas o no? ¿Tener equilibrio trabajo / vida? Tu respuestas te llevan en una dirección productiva. Después, piensa en los medios que tienes para dirigirte en esa dirección: ¿Cuáles son tus talentos y habilidades? ¿Quién lo sabe? ¿Qué sabes? Con estos elementos en mente, puedes actuar cuando se presente la oportunidad.

No sacrifique el crecimiento a largo plazo para alcanzar las previsiones a corto plazo



Cuando te das cuenta que las previsiones establecidas para el trimestre o el año no son sólo alcanzables, tienes la tentación de actuar drásticamente. Pero ten cuidado del modo de cumplir con los objetivos. He aquí tres consejos para tomar acción sin perder de vista sus metas a largo plazo:

  • Mantén la capacidad de crecimiento. Tu primer instinto puede ser para recortar las inversiones que ofrecen ningún beneficio a corto plazo. Los cortes pueden aumentar ganancias a corto plazo, pero también pueden inhibir la capacidad de una empresa para alcanzar objetivos a largo plazo de crecimiento.
  • No se apresure. Acelerar las primeras etapas en la gestión y creación de ideas innovadoras para tapar una deficiencia en el corto plazo puede dar lugar a una brecha aún más grande si se produce un colapso de ideas. Evite tratar de abarcar cuestiones operacionales con ideas no adecuadas. Piense, recapacite, vuelva a pensar, y cuando no tenga dudas entonces tome decisiones.
  • Hacer más con menos. La presión a corto plazo probablemente significa menos inversión en innovación. Pero recuerda que la escasez a veces puede forzar la creatividad.

Antes de una gran presentación, tormenta de ideas

Una buena presentación es igual de buena que el mensaje que transmite. Lo primero es tener claro el mensaje que quieres transmitir, entonces puedes crear el contenido adecuado de apoyo para reforzarla. Empieza por sentarte a solas con un pedazo de papel en blanco. Después de haber hecho una lluvia de ideas inicial por tu cuenta, reúne un grupo para ayudarte a clarificar los argumentos. Anímalos a exponer las ideas que no estén claras o que resulten problemáticas. Trata cada idea como muy valiosa. Pide a alguien que apunte las ideas que vayan surgiendo, rápidamente. Si tardas en apuntar las ideas, la gente empezará a cuestionarse y censurarse a si mismos. Una vez que hayas recogido esas ideas del grupo, debes de trabajar con ellas para perfilarlas y conseguir una presentación más adecuada.

Más información interesante: El arte de presentar: Cómo planificar, estructurar, diseñar y exponer presentaciones

lunes, 10 de diciembre de 2012

Renunciar a su trabajo, esta vez de verdad


Querer dejar el trabajo es una cosa. Finalmente salir por la puerta, es otra. Si usted está harto de su trabajo, pero no puede superar el obstáculo mental de entregar su carta de renuncia, estos tres consejos le pueden ayudar:

  • Hágalo a largo plazo. Si está buscando renunciar a su trabajo sólo para poder evitar un jefe estrecho de miras o liberarse de una tarea tediosa, no es suficiente. Piense a largo plazo. Déjalo con una meta a lo grande en mente.
  • No espere a su compensación. Comprométase a dimitir en una fecha determinada, no después de una recompensa cheque en mano Una vez que tenga la bonificación, es probable que se sienta mejor acerca del trabajo y pierda la convicción.
  • Salga discretamente. Mientras que usted puede tener la tentación de anunciar su salida en Facebook, conténgase hasta que esté establecido en su nuevo puesto. Comenzar algo nuevo tiene riesgos, también. Tanto si usted falla como si no, se propagará rápidamente.

viernes, 7 de diciembre de 2012

¡No seas un mal jefe!


Malos administradores los hay de todas formas y tamaños. Lo peor que puede hacer un jefe es reprender en público o tomar como suyos los méritos de los demás. Pero también se tienen que tener en cuenta todas estas faltas menos obvias:

  • No saber inspirar. Los malos jefes son a menudo descritos como pasivos o apáticos. Para motivar a su gente tiene que tener energía y entusiasmo para trabajar.
  • No reaccionar a los malos resultados. Cuando acepta un trabajo mediocre, desalienta la productividad. Hay que establecer objetivos ambiciosos que la gente valore.
  • Negarse a marcar una dirección. Los líderes débiles tienen una visión borrosa del futuro no saben qué dirección tomar, no están dispuestos a hacer un plan. Dé a sus empleados y compañeros un camino claro a seguir.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Motivar empleados descontentos


A nadie le gusta tener que trabajar con empleados descontentos. Pueden ser difíciles de motivar y resistirse a los cambios. Pero darse por vencido no es la solución.
Aquí van tres maneras contrarias a la intuición para ganártelos:

  • Esfuérzate más en inspirarlos. Dobla tus esfuerzos. Mantén espíritu positivo. Establece altas expectativas para que se involucren más en la empresa.
  • Desarróllalos. No des a los más descontentos tareas en las que puedan aburrirse. El desarrollo profesional no debe centrarse sólo en las grandes tareas.
  • Llévalos a comer. Los gerentes pasan más tiempo con gente que les gusta, pero esto puede hacer que los empleados infelices se sientan excluidos. Haga un esfuerzo para conocerlos y ganar su confianza.

Se asertivo sin dejar de ser tú mismo... ¡vence tu timidez!


Si eres una persona reservada o timida, probablemente te hayan dicho que tienes que ser más asertivo en el trabajo. Pero si esa no es tu forma de ser, ¿como puedes ser lo que necesitas ser y conseguir lo que quieres?
Aquí van tres formas de conseguirlo:

  • Pasa una semana evaluando el éxito o fracaso de tus actitudes respecto a varias situaciones. Antes de una reunión, pregúntate: "¿Qué quieres?". Luego evalúa los resultados de la reunión.
  • Establece pequeñas metas. Ponte a prueba con objetivos específicos. Por ejemplo, ponte como objetivo empezar tres conversaciones difíciles con colegas de trabajo, o hazte el propósito de que en las reuniones de grupo en el próximo més hablarás durante los dos primeros minutos.
  • Construir relaciones. Si te bloqueas porque no te sientes cómodo con tus compañeros de trabajo, considera interactuar con tus colegas fuera del trabajo para ir rompiendo el hielo.

Entradas populares